MI HUMILDE Y SINCERA OPINIÓN

Escrito dirigido a la directiva de ANCCE y publicado en la revista SCPRE en su sección "Cartas al director"

Muy señor mío:

Por medio de la presente, les quiero dejar claro mi firme propósito de no volver a participar en concursos morfológicos y funcionales en la presente temporada, y centrar todo mi esfuerzo en participar en concursos de doma clásica, a todos los niveles.

El motivo que me lleva a tomar esta decisión, es la situación de competir en clara desigualdad de condiciones de quienes criamos, con respecto a las ganaderías que adquieren, preparan y presentan. Todo el mundo conoce el tipo de caballo que crío, y sabe cómo es, para qué sirve y qué línea genética tiene. Mi intención es criar homogéneo, una línea de caballos en su mayoría castaños (alguno sale negro o alazán), y con claras aptitudes para la doma. La forma que he tenido de dar a conocer mis productos, ha sido a través de los concursos morfológicos. Ahora es casi imposible que cualquiera de los ganaderos que criamos y presentamos en concursos, podamos optar a los primeros puestos. El motivo está muy claro, ya que existen señores (que ojalá que lo hagan cada vez más por el bien del sector), que cuando aparece un ejemplar excepcional, lo adquieren y lo pasean a lo largo y ancho de la geografía española, cerrando la posibilidad de acceder a las medallas de cada sección, y por inri a los premios especiales. Así, los ganaderos criadores estamos en clara desigualdad o desventaja.

Esto mismo ocurría en doma clásica, y en especial con los animales más jóvenes. Por eso, la Real federación Hípica Española, nos ayudó estableciendo dos clasificaciones: una general, y otra para caballos de Pura Raza Española. ¿Por qué Ancce, que es quien tiene que velar por los intereses de los ganaderos, y promocionar e incentivar la participación en concursos morfológicos, no hace lo mismo creando una clasificación general y otra para criadores? De esta manera, se estará ayudando a que muchos ganaderos criadores se animen, y regresen a los concursos. Creo sinceramente que gran parte de los que comenzaron mucho antes que yo, volverían a las pistas y nos enseñarían lo que están criando, y lo que hoy por hoy es la base genética de los ejemplares que están en los puestos de honor.

Con esta propuesta, si por ejemplo un ganadero presenta un ejemplar que queda en 7º lugar en una sección de 12, a priori el resultado no es el mejor. Pero si finalmente quedas 1º, 2º o 3º de los criadores, la cosa cambia mucho.

Por favor, a quien corresponda le pido que lea mi humilde opinión, que está lejos de querer ofender a nadie, y si es posible que se lleve a la práctica. Entonces volveré, y muchos como yo también lo harán, tengo la absoluta certeza.

Atentamente: José Bermúdez, propietario de la yeguada J.F. Miño